El perro Golden Retriever, sociable por naturaleza

Si comparáramos las razas caninas con el temperamento humano, cuando hablamos del perro Golden Retriever es como si describiéramos al más popular en el grupo de amigos o compañeros de trabajo, al vecino más simpático y “siempre a la orden”, o a la chica más inteligente, bonita y dulce de la clase.

Por lo tanto, solo aquellas personas muy sociables, que adoran conversar o compartir reuniones con asiduidad, serán los propietarios ideales para un perro raza Golden Retriever, adorables si los hay.

Realmente, el Golden Retriever pertenece a ese grupo de razas caninas que literalmente no pueden vivir sin su amo, pues establecen una relación de dependencia tal con éste que no podrían estar alejados de él, pues morirían de tristeza. Por eso, les encanta participar en todas las actividades de los integrantes de su familia humana. Es un perro sociable hasta la exageración, y dado que la Naturaleza es sabia, les ha dotado de un carácter afable y juguetón, pero a la vez obediente y sumiso cuando es necesario.

Unido a esto, más allá de su estado de felicidad casi permanente, esta raza ostenta un alto grado de tolerancia. Vale decir que es capaz de soportar las mil y una travesuras a las que seguramente lo expondrán los más pequeños de la familia.

Aunque todas estas características arriba señaladas hacen de esta raza un caramelo para una familia moderna, también puede jugarles en contra, pues es un pésimo guardián, capaz de agitar su cola con alegría al ver un ladrón en la puerta cargando una bolsa, que seguramente será “para traerle golosinas”, si el simpático Golden razonara como un humano.

¡Qué dilema a la hora de elegir un perro Golden Retriever como mascota! Para ayudarte a decidir mejor, hemos de decirte que esta raza no se caracteriza por tener problemas de salud importantes. Vale decir que si se los alimenta saludablemente y se les aporta el ejercicio imprescindible para que sus músculos y su corazón estén sanos, no tendrá grandes problemas.

Así se podrán evitar falencias tales como la obesidad en el perro adulto o los problemas de displasia de cadera, que suele afectar a las razas medianas-grandes (aunque en este aspecto, el Pastor Alemán lleva la delantera).

Por otra parte, al tratarse de una variedad de pelo largo, exigirá ciertos cuidados que muchas veces las razas de pelo corto no requieren, salvo el cepillado y el baño mensual. Una buena atención de peluquería canina o un rato dedicado por el amo a atender el pelo, las uñas, orejas y dientes del Golden será suficiente.

Por lo demás, el Golden Retriever no causa mayores inconvenientes y alcanza una media de diez años de vida o más con suma facilidad, presentando un buen estado general de salud.

De manera que si te preocupa tener un perro sano y que te acompañe por mucho tiempo, manteniendo su energía y vitalidad de cachorro, el Golden Retriever es una buena opción.  Aunque debas poner en la balanza los aspectos vinculados con su carácter y su capacidad de guarda. Pero todo depende, principalmente, de tu propia personalidad.

¿Te ha gustado esta entrada? ¡Compártela!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *