El Bichón Maltés, devoto del hogar y la comodidad

Si hay un perro que adora estar en casa, ese es el Bichón Maltés, considerado el perro de compañía por excelencia. Su esplendorosa blancura hace que resalten aún más sus redondos ojos negros, que clava en su amo todo el tiempo, en cada cosa que hace, en cada gesto. Siempre, a su lado, estará el Bichón Maltés.

Su capacidad de comunicarse con su dueño es inexplicable. Toda persona que tenga un ejemplar de esta raza podrá coincidir con esto. Es que tan cerca está del humano que lo ha adoptado que es capaz de entenderlo solo con una mirada. En la antigua Roma, esta raza era la favorita de las matronas, llegando a identificárselas por su mascota.

Pero este pequeño blanco como nieve también tiene características de perro con todas las letras, pues puede ser el mejor guardián, pese a tener el tamaño de un conejo. Su potente ladrido alertará de la presencia de extraños y saldrá a enfrentarlos, sin dudarlo.

Pero siempre que sea hasta la puerta de casa. Más allá, nada. Es que estar acomodado en el sofá o en la cama de su dueño no es para despreciar; y no vale la pena salir al frío o al calor, cuando se está tan a gusto dentro del hogar.

De manera que si eres un hogareño perdido, el perro Bichón Maltés es tu compañero ideal. Nada de salidas, nada de recorridas por la ciudad, que adentro se está mejor y para las compras existe Internet. Contigo, el Bichón Maltés se sentirá el ser más feliz de la Tierra.

Raza distinguida, típico perro de salón, tampoco deja pasar la oportunidad de echarse una carrera en el parque si es que su amo ha decidido finalmente salir a comprar unas cervezas o tuvo la necesidad de ir a la farmacia. Pero por supuesto, que no sea más allá de un par de cuadras, no es cuestión de agotarse andando fuera de casa.

El Bichón Maltés es un dechado de blancura, pero para mantenerlo luminoso y saludable es preciso proporcionarle ciertos cuidados. Su hermoso pelaje requiere de baño mensual, arreglo periódico y cepillado casi a diario.

Asimismo, en cuestiones de salud, es necesario vigilar sus oídos, pues sus peludas orejas y la reducida dimensión de su orificio auditivo lo exponen a infecciones dolorosas que pueden opacar su bienestar.

Si es bien cuidado desde cachorro, el Bichón Maltés puede llegar a vivir durante 15 años o más (algunos han llegado a los 18 años), pues es una de las razas más longevas de la especie canina.

Por lo tanto, teniendo cuidado con su salud y con su arreglo –ya sea en una peluquería canina o en casa– podrás disfrutar mucho tiempo de un Bichón Maltés saludable, compañero y excelente guardián, que seguramente estará esperándote a corazón abierto al regresar a casa, listo para meterse en la cama contigo o disfrutar de los mejores programas de televisión, tendidos en tu sofá favorito.

¿Te ha gustado esta entrada? ¡Compártela!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *